Toggle Nav

¿Qué hacer si tu pileta pierde agua?

Posted on 24 September, 2017 by admin There have been 0 comments

Seguramente habrás escuchado que uno de los problemas más graves que puede darse en las piletas de fibra y hormigón son las pérdidas de agua. Si bien existen algunas rajaduras y fisuras que pueden resultar especialmente peligrosas, no debemos preocuparnos precipitadamente. Si sabemos identificar las posibles causas de la pérdida nos ahorraremos muchos dolores de cabeza a futuro y la reparación de las piscinas de fibra de vidrio suele ser rápida y sencilla.

Paso 1: pérdida de agua no siempre significa fisuras

Las pérdidas de agua en las piletas de fibra no siempre significan una fisura o rajadura. Toda piscina en verano pierde agua por cuestiones de evaporación y desbordes propios del uso.

Para descartar esta opción debemos estar atentos: una piscina en situaciones normales no debe perder más de ½ cm de agua por día aproximadamente, alrededor de 4 o 5 cm a la semana. Si vemos que la pérdida es mayor, seguramente se trate de una pérdida más seria.

En esta etapa es necesario tener en cuenta dos factores que pueden influir en los resultados de nuestra primer indagación: a) las lluvias ayudan a recuperar el nivel de agua perdido y puede generar confusiones, creyendo que el mismo se mantiene normal; b) al utilizar el equipo de filtrado en “desagote” (usualmente para eliminar las partículas que no retiene el filtro) se perderán entre 100 y 150 litros de agua; lo que inevitablemente bajara el nivel de la pileta, sin que esto signifique una pérdida o filtración.

Paso 2: identificar la causa de la pérdida de agua

Una vez descartados los motivos explicados en el paso 1, si vemos que el nivel de agua continua descendiendo; seguramente se trate de una fisura/rotura o bien, una pérdida en alguno de los accesorios previamente instalados (skimmer, retornos, luces, etc). En cualquiera de los 2 casos, podemos identificarlos a través de la “prueba del balde”:

1º) Llenamos la pileta a nivel de skimmer.

2º) Tomamos un balde, lo asentamos sobre el primer escalón y marcamos por dentro el nivel de agua.

3º) Procedemos a llenar el balde al mismo nivel de la pileta y de la primer marca establecida. Procuramos agregar unas piedras al balde para que el movimiento de agua no lo afecte.

4º) Esperamos de 5 a 7 días, para analizar cuánto bajaron ambos puntos.

Nota: No debemos usar la piscina durante este periodo.

Hay que aclarar que para identificar ciertas fisuras, rajaduras o el descalzado de la pileta debemos vaciar la piscina, pero no dejarla más de 24 horas sin agua porque esto puede traernos nuevos problemas: deformaciones laterales al desmoronarse la tierra alrededor de la misma (esto sucede cuando la instalación no supera el año de antigüedad).

Las fisuras generadas por mala instalación, en primera medida deberán ser evaluadas por las personas a quienes le confiamos este trabajo (tiene una garantía de al menos de 5 años).

 

Paso 3: consulta con un profesional y reparación

Una pérdida de agua en la pileta por fisuras y/o rajaduras implica una filtración directa sobre el terreno donde se encuentra asentada; pudiendo removerse todo el material dejando el piso o paredes descalzadas.

Por todo esto, recomendamos que una vez identificada la fisura o si tenemos grandes sospechas de que nuestra pileta puede estar filtrando agua, nos comuniquemos con los profesionales indicados para solucionar el problema.

La reparación de la pileta en condiciones normales puede durar hasta 5 días (este sería el peor de los panoramas). Además, identificando a tiempo la lesión, el trabajo a realizar no será tan costoso. Por eso, una vez más, contar con el asesoramiento profesional adecuado y a tiempo es un paso fundamental del cuidado y mantenimiento de nuestra piscina.


Este artículo fue publicado en Sin categoría